Manifiesto fundacional de la Asociación Cultural Líber

Vivimos tiempos en los que, por todo el orbe, los pueblos viven de espaldas a los fundamentos de su Cultura, para supeditarse a intereses falsamente universalistas y esencialmente mercantiles. En semejante contexto, la reivindicación de las propias raíces es a menudo vista como un ejercicio intelectual sospechoso a ojos de los guardianes de la moral contemporánea.
Gracias al estudio de las antiguas tradiciones, sabemos que, en la antigua Roma, primitiva cuna de nuestra civilización, se rendía culto a un dios llamado Líber. Líber fue, como su nombre indica, un dios de la Libertad, popular y transgresor, más allá de su significación como deidad agrícola, vinculada al cultivo de la vid y a la producción y consumo de vino. Asociado a Baco en los momentos de máximo poder político de Roma, su culto desapareció, como el del resto de divinidades del panteón pagano, tras el triunfo del Cristianismo.
Dos milenios más tarde y desde este rincón de la Europa mediterránea que un día formara parte de Roma, rescatamos a Líber como símbolo de Libertad y de Transgresión, en un momento en el que la moda de la corrección política amenaza con sumirnos en una época oscura bajo el manto de un nuevo puritanismo.
Como los antiguos cultos a Líber, los actos que pretendemos promover buscarán, con un espíritu lúdico y popular, servir a un objetivo superior. En nuestro caso, reivindicar, a través de la acción, el valor de la cultura europea, que para nosotros es la cultura de la Libertad. Una cultura que entendemos sojuzgada, al final de la segunda década del siglo XXI, por el imperio del dinero y gravemente amenazada por fundamentalismos de diferente signo, nacidos dentro y fuera de nuestras fronteras.
Por ello, fieles al espíritu que nos anima, nuestros actos pretenden reunir a intelectuales y artistas verdaderamente libres con espectadores carentes de prejuicios. Y serán un ejercicio de resistencia a la censura de los falsos sacerdotes laicos de la inquisición contemporánea, empecinados en ahogar cualquier manifestación del pensamiento libre que ponga en cuestión la cerrazón dogmática que tratan de imponer al conjunto de la sociedad.
El reto es grande. Los promotores de esta iniciativa esperamos estar a la altura, por encima de la pobreza de medios de la que partimos. Confiamos para ello en la fuerza de nuestra propia voluntad y en la buena acogida que este proyecto puede tener entre muchas personas, tanto amigas como por ahora desconocidas, que a buen seguro comparten nuestros planteamientos, al margen de orígenes étnicos, condición sexual, ideas políticas o creencias religiosas. Porque este proyecto es plural, como plural era la Roma de Líber y es la Europa que defendemos.


Sevilla, febrero de 2018.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Javier Compás deleita a los participantes en la primera cata organizada por Líber

18 de mayo: Líber rinde homenaje al papel del vino en la cultura mediterránea